Crítica de “Cosmos (Carl Sagan)”

Para 1980 una serie conmocionó el mundo entero: “Cosmos” de Carl Sagan. Esta era una serie de 13 documentales sobrel cosmos y todo lo relacionado con el, así pues, hallamos varios temas de lo más atractivos para plasmarse en documental.

En mi punto de vista Carl Sagan tenía una enorme maestría en el momento de aclarar temas complejos y hacerlos accesibles para todo género de audiencia. Eso le acarreó un triunfo contundente cuando todos nos quedamos impresionados ante este universo infinito y mágico.

Pero alén de esto, Carl Sagan era un científico con alma de poeta, y así temas de física se trasformaban en temas metafísicos llenos de belleza y seductivo interés. Eso no deja de ser raro ya que Sagan se declaraba “agnóstico” y jamás se puso la bandera de “ir alén de la física”, pero sus documentales lo lograron: trasladar a millares de personas que vimos su serie a un lugar alejado de este mundo, de esta vía láctea y de este universo conocido.

La inmensidad del Cosmos, los misterios de la naturaleza, de la consciencia humana, de la historia, de la evolución, nos llevan alén de todo pensamiento científico, de toda materia y de toda certidumbre que pueda confirmar el ser humano, Carl Sagan (sin saber y sin querer) fue más lejos que las religiones con una espiritualidad pura que trasladó al hombre de vuelta a reencontrarse con sus orígenes, con lo desconocido, con lo inimaginado, con lo ultrasensible, con lo majestuoso, con Dios, con su infinito…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.