Los Estados Unidos de Donald Trump

Año electoral 2020 en EE. UU. en medio de una profunda crisis. Un país devastado por el debate sobre el racismo y millones de infectados por el coronavirus. Y un presidente cuyos comentarios en Twitter no hacen más que agravar la situación.

El año comenzó bien para Donald Trump: la economía marchaba, las cifras de desempleo estaban tan bajas como nunca en los últimos 50 años, su índice de popularidad era muy alto y los demócratas estaban ocupados consigo mismos. Entonces llegó el coronavirus.
Un peligro que el Presidente inicialmente se negó a reconocer. Según Trump, el virus desaparecería milagrosamente.

Sin embargo este milagro no sucedió y la crisis está golpeando a los Estados Unidos más fuerte que a la mayoría de los países. La economía está por los suelos y la pandemia pone en evidencia las deficiencias del sistema de salud.

Los afroestadounidenses son los más afectados. A menudo tienen trabajos que básicamente no ofrecen ninguna protección contra el virus y, en muchos casos, carecen de seguro médico. La rabia que estalla en las manifestaciones contra el racismo en EE. UU. está alimentada por la crisis del coronavirus y el desempleo masivo que ha generado.

Resulta difícil imaginar que la economía se recupere rápidamente, a pesar de los billones de dólares que Trump está regalando a las empresas. Igual de improbable es que los millones de desempleados vuelvan a tener trabajo hasta la fecha de las elecciones.

Duración: 42:24



Deja un comentario