Misterios de la Edad de Piedra

12345678910 (Ninguna valoración todavía)

Hace unos 12.000 años, el ser humano pasó de llevar una vida nómada como cazador y recolector a una vida sedentaria como agricultor. En esta era, en la Edad de Piedra, se erigieron increíbles construcciones. La primera parte del reportaje de dos capítulos examina el trasfondo educativo de las obras de construcción y muestra las contrariedades a las que se enfrentaron nuestros antepasados.

1 – De cazadores a agricultores

Hasta hace unos 10.000 años antes de Cristo, el hombre era cazador y recolector. Entonces se inició un cambio concluyente. La humanidad se volvió sedentaria. “Durante millones de años, los humanos vivieron como cazadores de animales silvestres y de repente sus vidas cambiaron completamente. ¡Esto fue bastante más radical que el empiezo de la era digital o de la industrialización!”, afirma el prehistoriador Hermann Parzinger, gobernante de la Fundación del Patrimonio Divulgativo Prusiano. Durante mucho tiempo, la ciencia supuso que la vida sedentaria fue la condición previa para las grandes construcciones. Entonces, el ya fallecido arqueólogo Klaus Schmidt descubrió Göbekli Tepe en el sur de Turquía, un complejo de bloques de piedra de hasta 20 toneladas de 12.000 años de antigüedad. Sus constructores eran aún cazadores y recolectores. Decoraron los pilares de piedra con elaborados relieves de animales. De qué manera se utilizaron los templos, a quién se le permitía entrar y a quién no, sigue siendo un misterio. Pero hoy sabemos que el complejo fue abandonado y cubierto de tierra tras que el ser humano se volviera sedentario. El destino de la humanidad tomó su curso. Con el descubrimiento de la agricultura y la ganadería los establecimientos crecieron en tamaño, se desarrollaron otras formas de alimentación y, definitivamente, empezó la dependencia de los bienes materiales. Estos radicales cambios sociales al final de la era neolítica siguen influyendo en nuestras vidas a día de hoy. Todos están de acuerdo en que los monumentos de la Edad de Piedra son prueba de que la humanidad tiene una inclinación por la gigantomanía y un gran deseo de perpetuarse.

Misterios de la Edad de Piedra (1/2) | DW Documental

2 – Testigos de la eternidad

La segunda parte del reportaje nos conduce a lugares arqueológicos excelentes en Escocia, Bretaña, Austria, Malta, Turquía y Jordania. Al observar enormes círculos de piedra, templos y complejos de tumbas de la Edad de Piedra no solo se plantea la pregunta de porqué se invirtió tanto esfuerzo, sino también de de qué manera pudieron nuestros antepasados, con las posibilidades técnicas de entonces, erigir construcciones como el cairn de Barnenez o el círculo de piedra de las islas Orcadas. ¿Cuántas personas se necesitaron para transportar piedras macizas de 20 toneladas? Un equipo orientado por el arqueólogo experimental Wolfgang Lobisser realiza una prueba con un trineo de madera y un bloque de piedra de dos toneladas. El Neolítico fue una era bastante pacífica, al menos hasta el instante no se han hallado pruebas de conflictos bélicos. Las invasiones y los saqueos que exterminaban pueblos enteros recién pueden detectarse en la Edad de Bronce, pese a que antes ya se habían establecido las bases de muchísimos conflictos. Aparte de las obras de arte de gran significado espiritual, en el período neolítico se desarrollaron las primeras mercaderías para el comercio. “El hombre neolítico fue el primero en crear una enorme dependencia a los bienes materiales”, afirma Marion Benz de la Universidad de Friburgo, y muestra los anillos de piedra arenisca que los investigadores encontraron en grandes cantidades en el poblado neolítico Ba’ja, en Jordania. Precisamos conocer la historia para comprender nuestro presente. Las explosiones demográficas, el consumismo y las megaciudades son, en última instancia, el legado de la era neolítica, cuando empezó la vida sedentaria.

Misterios de la Edad de Piedra (2/2) | DW Documental

Duración: 42 min.
Año: 2018

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.