‘Wuhan – A Season in Hell’, un documental que nos lleva al origen de la pandemia

Efectivamente, el nuevo documental de Malcolm Clark, ganador del Oscar, buscará arrojar luz sobre los primeros días de la pandemia y de de qué manera una enfermedad, la de la COVID-19, ha sido tan destructiva para la humanidad. Se titulará Wuhan – A Season in Hell, y como relatan en The Hollywood Reporter, parece que será un proyecto completo y veraz con respecto a los hechos que allí sucedieron.

El ganador del Oscar Malcolm Clarke, empezó documentando los primeros días de la pandemia de coronavirus en colaboración con un equipo de cineastas mundiales, buscando conseguir toda la información posible de la zona cero del virus, igual que los testimonios de los allí implicados. Para ello, Clarke ha tenido que viajar a la provincia de Hubei al lado de su equipo de 20 cineastas, instalándose en un hotel limítrofe al conocido mercado húmedo en el que, conforme parece, se originó el virus. En Wuhan, todos los profesionales del documental estuvieron acompañados por un especialista en enfermedades infecciosas que los ayudó a construir el relato sobre lo que verdaderamente sucedió en la ciudad confinada tras los primeros días del descubrimiento de la nueva enfermedad, incluyendo la movilización de decenas de millares de profesionales médicos y la construcción de dos hospitales de campaña en tiempo récord.

El documental va a tener entrevistas exclusivas con los vendedores y comerciantes del mercado, con médicos locales, facultativos que optaron por arriesgar sus vidas para combatir a la enfermedad y además con altos funcionarios que investigan el brote del virus. Efectivamente, Wuhan – A Season in Hell incluye testimonios de múltiples de los primeros pacientes diagnosticados con COVID-19. ARTeFACT Entertainment está detrás de la producción, y conforme confirman en THR, está trabajando con el productor independiente con sede en Shanghai, Han Yi. No es el único documental relacionado con el coronavirus y la ciudad de Wuhan, y como remarcan en algunos medios, estas piezas son coproducciones entre Estados Unidos y China, pues cualquier filmación en China debe ser examinada y aprobada por el gobierno, que censura en gran medida el contenido crítico. No se sabe hasta qué punto el documental estará afectado por el filtro del partido comunista, pero hay que tenerlo en cuenta.

“Esta es, con mucho, la película más desafiante que he hecho, filmar una película en un lugar donde el estado, toda la sociedad, se ha llevado a la ‘guerra'”, explicaba Clarke. “Esta película trata sobre la responsabilidad; son las historias de aquellos que dieron un paso adelante y arriesgaron sus vidas, y las historias de aquellos que podrían haber hecho mucho más”, concluía mientras que remarca que trabajaron con todas las medidas de seguridad pertinentes, utilizando equipos de protección individual, mascarillas, guantes y más. “Al entender lo que sucedió y también enfrentar con valentía la devastación y el dolor, esperamos que la ciudad de Wuhan vuelva más fuerte”, concluía el productor del filme documental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.